Por qué quienes reciben la vacuna COVID-19 deben seguir usando tapabocas

Por qué quienes reciben la vacuna COVID-19 deben seguir usando tapabocas

Uno de los mayores interrogantes que tienen las personas es por qué, a pesar de recibir la vacuna COVID-19 , deben mantener medidas como el uso del tapabocas y el distanciamiento social, entre otros protocolos de autocuidado.

Estas son las razones por las que no puede echar por la borda las medidas de prevención:

  1. La protección de la vacuna no es inmediata. El cuerpo empieza a desarrollar defensas días después de la primera dosis, pero hay que reforzar con la segunda inyección para que sea completa. Esto ocurre un par de semanas después.
  2. La protección de la vacuna es para prevenir que la enfermedad sea grave y evitar la hospitalización. Aún no se sabe si la inmunización evita la transmisión del COVID-19. Puede que llegue a contagiarse y no desarrolle complicaciones, pero probablemente sí puede transmitir el virus a una persona vulnerable que todavía no haya recibido la dosis.
  3. Cuidarse permite controlar la propagación del coronavirus y evita que mute. Por eso hay que estar atentos a las variantes y la efectividad de la vacuna.
  4. Hay una población que todavía no va a ser inmunizada: menores de 16 años y embarazadas y a ellos hay que seguir protegiéndolo

El infectólogo pediatra José Alejandro Mojica insiste en que una persona que reciba la vacuna COVID-19 no se va a “enfermar severo, no me voy a hospitalizar, pero puedo hacer enfermedad leve y continuar transmitiendo, entonces el virus va a seguir circulando y van a haber susceptibles, por lo que para evitar transmitir la enfermedad por gotas o evitar contagiarme de otras personas debo usar el tapabocas”.

Lo mismo sucede con otras medidas que tendrán que mantenerse en el tiempo, incluso por higiene básica, como el lavado de manos, la limpieza y la desinfección de superficies y de alimentos.

Además, “debemos mantener el distanciamiento social, usar el tapabocas -porque el virus se transmite por gotas-, el lavado de manos porque por el contacto me puedo autoinfectar o infectar a otras personas a través de la transmisión de las manos, y por último mantener los espacios ventilados porque los sitios cerrados y los sitios concurridos hacen que el virus permanezca más tiempo y si hay personas susceptibles se pueden infectar”, subraya Mojica.

Los protocolos deben mantenerse hasta “que el 70% de la población esté vacunada y se adquiera la llamada protección o inmunidad de rebaño. Por otro lado, que se disminuya la circulación viral”, señala.