Enfermera que recibió vacuna contra Covid-19 siguió convulsionando; fue llevada a Montería

Enfermera que recibió vacuna contra Covid-19 siguió convulsionando; fue llevada a Montería

La enfermera que recibió la vacuna contra el coronavirus el sábado pasado en Sahagún (Córdoba) es Yeidis Yohana Pérez Martínez, que estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la IPS Sabana Salud, en ese mismo municipio.

Pero, de acuerdo con Yarisel Pérez Martínez, hermana de la enfermera, esta fue remitida a las cinco de la tarde de ese martes a Montería, en donde estuvo convulsionando hasta las diez de la noche.

“Quiero resaltar que Yeidis nunca, nunca, había sufrido algo así. Ella nunca había convulsionado. No sufre de epilepsia, como el diagnóstico que nos da el hospital. Yeidis no había sufrido de algo así jamás”, dijo Yarisel.

“Yeidis es una mujer totalmente sana. Ella está trabajando en ese hospital hace 11 años”, agregó la hermana en ese medio, y después hizo esta pregunta: “¿Será que una persona que sufre de epilepsia o una persona que le den convulsiones la tienen 11 años trabajando en un hospital?”.

Luego planteó otro interrogante que invita a la reflexión sobre las versiones que sostienen, principalmente en redes sociales, que Yeidis tendría problemas de salud previos. “¿Sufriendo ella quizá de algo así, le iban a colocar la vacuna así? O sea: ¿no iban a tener eso en cuenta?”.

Con respecto a los instantes que siguieron al momento en que la enfermera recibió la dosis de la vacuna el sábado pasado, su hermana sostuvo en la frecuencia radial que “al minuto de colocarle la vacuna nos dicen que ella vomita. Y de una cae desmayada”.

“Eso, en el Camu San Rafael. En el momento que ella no reacciona, la remiten al hospital San Juan”, continuó Yarisel en su relato a Caracol Radio. “En el hospital, Yeidis dura más de hora y media para volver [en sí]. En esa hora y media, Yeidis se coloca fría y morada. El equipo de médicos en ese momento no nos decían nada. Solamente que los signos vitales de Yeidis eran muy pocos y que tocaba esperar. Como a la hora de ella estar desmayada, convulsionó tres veces”.

Cuando la iban a pasar a Yeidis para la UCI —recordó su hermana—, “ella iba como reaccionando”, pero una reacción “muy horrible”. “Entonces nos dicen que le van a hacer un TAC. Como a las nueve de la noche llama el médico internista, hace entrar al esposo y a mi papá y les dice que era necesario que a Yeidis la intubaran porque tiene un problema en un pulmón”.