Congresistas radican proyecto contra acoso callejero a mujeres

Congresistas radican proyecto contra acoso callejero a mujeres

Fue radicado por la bancada de mujeres un proyecto de ley que pretende tipificar el acoso callejero y en los sistemas de transporte público como delito, pero excluye de este documento el piropo.

La pena para el agresor será entre los dos a cuatro años de prisión por realizar tocamientos indebidos, exhibicionismo de contenido sexual explícito o asedio verbal o físico con intenciones sexuales en espacios públicos o semipúblicos.

“A diario oímos historias de mujeres que son objeto de manoseos, que son víctimas de hombres que frotan sus partes íntimas contra ellas o, lo que es peor, que se masturban delante de ellas”, explicó la representante Katherine Miranda, de la Alianza Verde, quien es la autora del proyecto.

Según Miranda, los casos de acoso callejeros como el de la joven en Bucaramanga que fue acosada y posteriormente atacada con una botella impone la necesidad de establecer una legislatura que proteja la integridad de las víctimas.

En la práctica son muchos los inconvenientes jurídicos que impiden una imputación efectiva para los agresores, puesto que el acoso callejero no encaja fácilmente en una tipificación del Código Penal. Por lo que Miranda considera que el proyecto suplirá una necesidad latente de justicia para las víctimas.

“A falta de un tipo penal específico que castigue estas conductas, se presentan muchos inconvenientes para imputar y sancionar, debido a los delgados límites jurídicos entre los delitos de actos sexuales abusivos, actos sexuales violentos, acoso sexual, injuria por vía de hecho y hostigamientos”, señaló la representante.

Lo llamativo de este proyecto de ley es que no tipifica al piropo como hecho punible. La representante considera que debe realizarse “un trabajo de educación y transformación cultural” contra este acto.

En Colombia, el acoso callejero es una de las formas de violencia cotidiana más naturalizada. Estudios en ciencias sociales atribuyen al machismo y a la naturalización de la violencia contra la mujer que sea considerado como “natural”.

Se tipifica bajo distintas formas en la interacción social: Piropos, miradas lascivas, manoseos en el transporte publico, palabras o gestos, acercamientos intimidantes, fotografías sin consentimiento, agarrones, presión de genitales sobre el cuerpo, exhibicionismo con que debe de llamar la atención de la persona acosada (desnudez parcial o total y masturbación pública), persecución fotografía no consentidas de partes íntimas de las victimas, son conductas que atentan contra la integridad de la mujer, y en menor medida de los hombres.

Estos actos refuerzan en el acosador el derecho de llamar la atención de la víctima, poniéndola como objeto sexual y forzándola a interactuar con el acosador.

La Secretaria de la Mujer de la Gobernación del Tolima, Delcy Esperanza Isaza subrayó que “El machismo es una de las problemáticas que hoy más violencia genera en el departamento, porque conocemos que históricamente, culturalmente, política y socialmente ha sido patriarcal, en el que las situaciones de violencia continúan en el país”.

El proyecto de ley iniciará su trámite en la Comisión Primera de Cámara en las sesiones ordinarias del Congreso.